Noticia: Sanidad recomienda no exponerse al sol, hidratarse bien y proteger a niños y ancianos si aumentan las temperaturas

La Consejería tiene previsto un Plan de Actuaciones contra el Calor 2018 que se activará si se cumplen las previsiones de la ola de calor pronosticada por la AEMET para los próximos días

Santander - 02.08.2018

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Cantabria, de acuerdo con las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) que alertan de una subida de temperaturas durante los próximos días, recomienda adoptar las precauciones básicas de prevención contra el calor, fundamentalmente en la población más vulnerable, por razón de edad o situación de salud, aunque el resto de la población también debe tomar medidas de precaución.

Una de las medidas más importantes es evitar la exposición directa al sol, especialmente durante las horas centrales del día. Desde la Consejería de Sanidad se recomienda hidratarse suficientemente con agua, y no esperar a tener sed para beber. Además, se deben evitar actividades que conlleven esfuerzos físicos importantes y la actividad deportiva en las horas centrales del día.

El departamento de Sanidad también quiere hacer un llamamiento especial en la prevención frente al calor en niños y niñas más pequeños y en personas de avanzada edad. Se les procurarán ambientes frescos, uso de ropa ligera, buena hidratación, control de medicamentos (en su caso) y, sobre todo, vigilar la aparición de signos de descompensación por calor como somnolencia, fiebre o confusión mental.

Si la sensación de calor es elevada, hay que evitar, en la medida de lo posible, realizar trabajos pesados o deporte intenso; no dejar personas o animales en el interior de vehículos estacionados o cerrados, aunque estén a la sombra; no tomar el sol entre las 12 y las 17 horas; beber agua en abundancia, evitando las bebidas alcohólicas para calmar la sed; y permanecer siempre a la sombra, realizando comidas ligeras que tengan como base las frutas, verduras y ensaladas.

Cuidado con los golpes de calor

Si cualquier persona que haya permanecido en situación de temperatura elevada presenta mareos u otra sintomatología no habitual, hay que actuar situándola en lugar fresco y a la sombra, aligerar la ropa, proporcionar agua y aplicar paños húmedos de agua fresca sobre la cabeza y el resto del cuerpo.

Si la persona no se recupera espontáneamente pasados unos minutos, presenta sudor frío, palidez, fiebre o pérdida de conciencia, contactar con el teléfono de emergencias sanitarias 061.

Colectivos especialmente vulnerables al calor

Si bien estas recomendaciones son aplicables a toda la población, hay ciertas personas más sensibles a las altas temperaturas y con los que hay que tener especial precaución. Es el caso de los niños, especialmente los lactantes y menores de 4 años; las personas mayores; los enfermos crónicos con distintas patologías (cardiovascular, respiratoria, diabetes, insuficiencia renal crónica, demencias, obesidad severa); las personas discapacitadas o con determinados tratamientos médicos como diuréticos, neurolépticos, anticolinérgicos y tranquilizantes.

Se debe extremar la precaución con aquellas personas de avanzada edad que viven solas; personas que realizan actividades laborales de esfuerzo físico intenso al aire libre y con personas en condiciones sociales y económicas desfavorecidas que viven en la calle.

El nivel 1 amarillo de alerta por calor se activa cuando la temperatura por la noche no baja de 20 grados durante 1 ó 2 días seguidos. Las actuales previsiones meteorológicas indican que, a partir de hoy, se podría alcanzar el nivel amarillo en los valles interiores de Cantabria y Liébana, superando los umbrales establecidos para la activación del Plan de Actuaciones Preventivas de los efectos del exceso de temperaturas sobre la salud, por primera vez este verano.

6469261